Una Nueva Vida Para Periodista Latina en Alemania

(This is a new life for a Latina Journalist in Germany. She is a NAHJ member and asked to contribute to my blog/website. It’s in Spanish and thanks for the contribution)

ALEMANIA–Existen latinoamericanos en Europa? Si los hay y bastantes pero no me refiero a los que están de pasada como los turistas, sino a aquellos que dejan su tierra natal para comenzar de cero una vida nueva por fortuna o desgracia en territorios europeos. Existen muchas causas, para muchos puede ser estudiar una carrera, postgrado u otro idioma; para otros trabajar ya sea de manera legal o ilegal, o simplemente como en mi caso, casarse y a su vez experimentar una cultura diferente a la nuestra  al lado de un extranjero en busca del amor y la adaptación. En este blog quiero hablar en específico de los latinoamericanos que viven en Alemania. Debo admitir que antes de venirme a vivir a este país pensaba que si los latinos de Norteamérica, Centroamérica y Sudamérica dejaban su patria por cualquiera de las razones que fuesen,  su primera y única opción era nada mas y nada menos que los Estados Unidos en busca del “Sueño Americano.”  Es obvio que pensara de esa manera, había vivido cerca de 25 años en una de las fronteras que se ha convertido en estos tiempos muy famosa y de muy mala fama—la frontera de Ciudad Juárez, México y El Paso Texas—una de las más importantes del mundo en donde miles y millones de ilegales han logrado ingresar a ese país que promete libertad de expresión y que es mejor conocido por otros como el número uno en el capitalismo. Desde que era pequeña escuchaba a través de los medios y mas adelante lo llegué a vivir cuando era periodista en El Paso y reportaba como aquellos hombres y mujeres de todas las edades e inclusive familias de hasta diez miembros, lograban sobrevivir al intentar cruzar a los Estados Unidos para encontrar algo mejor de lo que su país de origen les ofrecía. Se perfectamente que la mayoría de los latinos emigrantes de Latinoamérica viven en Estados Unidos. Sin embargo esa irónica idea de solo existen ahí la dejé de pensar hace mas de dos meses, para ser exactos el pasado 27 de Octubre del 2010, el día llegué a la ciudad que actualmente vivo, Dortmund.

Mi primera experiencia fue durante mis primeros días cuando estuve presente por primera vez en un juego de futbol europeo en el estadio Signal Iduna Park en Dortmund. Por cierto, en ese estadio se llevaron a cabo varios juegos incluyendo los de las semifinales del Mundial del 2006. Ahí pude ver en vivo y en directo como un jugador latino integrante del equipo Borussia Dortmund (mejor conocido como BVB, equipo de la primera liga alemana Fussball-Bundesliga), metía cuatro goles en contra del FC Kaiserslautern con una marcación final de 5 a 0 a favor de BVB. Esa noche BVB había ganado pero para mi, Lucas Barrios, de tan solo 24 años de edad, nacido en Argentina de nacionalidad paraguaya, fue mi héroe. Como mexicana siempre me he sentido orgullosa de mi gente mexicana cuando ando fuera del extranjero o dentro de mi país, pero tengo que admitir que esta vez fue diferente. Nunca me había sentido tan orgullosa de los latinoamericanos como esa noche. Tenía que estar lejos de Latinoamérica para darme cuenta de eso. Semanas después por azares del destino conocí a una española que me habló acerca de a la Misión Católica Española, la única en Dortmund que ofrece misa los domingos en español. Ahí fui conociendo a la comunidad latinoamericana que ahora la considero mi pequeñina comunidad latina y pertenece a la parroquia St. Suitbertus Kirche. Ahí van de todo, comenzando con los latino-europeos, los españoles (es importante recordar que Europa Latina forma parte naciones de las lenguas románticas o romanas que descienden del latín y comprende de países tales como Andorra, España, Francia, Italia, Mónaco, Moldavia, Portugal, Rumania, Ciudad del Vaticano, Bélgica, Suiza, Luxemburgo y San Marino y aquí se les conoce como países latino-europeos), argentinos, ecuatorianos, salvadoreños, colombianos, venezolanos, cubanos,  dominicanos y por supuesto no se me pueden escapar mis compatriotas los mexicanos, inclusive muchas mexicanas casadas con alemanes igual que yo.

Algunos de ellos me han contado como es que llegaron a este continente tan lejano del suyo. Tal es el caso de Ángel Figueroa, originario de Chone, Ecuador, quien lleva mas de 20 anos viviendo tanto en España como en Alemania. Figueroa comentó que el haberse enamorado de una alemana lo hizo mudarse a Dortmund. Tras quedarse viudo, decidió mudarse a Barcelona por unos años. Sin embargo prefirió dejar la cultura latino-europea y regresar a la alemana debido a las mejores oportunidades de empleo. Y no es para menos, si la economía española ha sido una de las peores de esta crisis financiera internacional. Figueroa cuenta con dos carreras, literatura y economía y gracias a ellas ha podido ser maestro en distintos institutos de idiomas y universidades. Asimismo es maestro de baile de salsa ya que aunque no lo crean a varios alemanes les gusta bailar la salsa, el merengue y la bachata. En mi corto tiempo en Dortmund he visitado cuatro lugares donde se baila este tipo de música. Es una vergüenza decirlo pero he visto infinidad de mujeres y hombres alemanes que saben bailar y moverse mejor que yo. Así que si alguna vez decido abrir un negocio aquí, creo que pegaría mas un “antro” de salsa que un restaurante de comida mexicana.

Que curioso, a diferencia de Estados Unidos y otros países europeos, en este país donde vivo ahora he corroborado que la economía alemana fue la menos afectada en esta crisis. La gente actúa muy diferente, tanto que han podido obtener un acuerdo entre trabajadores y empresarios apoyados económicamente por el Gobierno Federal. 

Me he informado para poder entender cual es su estrategia y resulta que los alemanes utilizaron programas de reducción de la jornada laboral que esto a su vez ha implica una ventaja a corto plazo en una situación de crisis como la que estamos pasando. Las empresas con dificultades transitorias de demanda y problema de liquidez pueden aprovechar la reducción de jornada para no despedir a sus trabajadores. Así ellos sufren una reducción en sus ingresos, pero ésta no es suficientemente elevada para obligarles a buscar un nuevo empleo. Finalmente, desde el punto de vista del presupuesto público, un programa de subsidios de reducción de la jornada laboral puede ser una alternativa más barata que pagar desempleo completo a los trabajadores despedidos. Me pongo a pensar en esta estrategia que desafortunadamente el país en donde nací no la pudo llevar a cabo. Me sigue dando nostalgia después de saber que hubo cerca de diez millones de desempleos únicamente en Estados Unidos desde diciembre del 2007 cuando la recensión emprendió a nivel mundial. Si a eso le sumamos la cantidad de deudas de préstamos personales, hipotecarios, de autos, de escuelas mas las tarjetas de crédito que debemos los que viven o vivimos alguna vez en el país del “Sueño Americano”. Luego llego a este país y veo que la mayoría de su población no le debe nada a nadie y aparte la educación universitaria es gratuita incluyendo transporte público para los estudiantes. Wow, que diferencia verdad? Como lo dije al principio de esta larga narración, no cabe duda que en Estados Unidos se vive del capitalismo, que razón tenía mi madre.

Y no es que sea fan del sistema socioeconómico-político de Alemania. Debería de serlo? La verdad no se si algún día lo seré. Esto me llevara décadas para experimentarlo y luego convencerme. Desde chiquita lo primero que se me venía en la mente al escuchar sobre Alemania eran “los nazis” así como la primera y segunda guerra mundial. Aunque sea periodista, no me considero una experta en la historia europea. Sin embargo, de lo poco que he visto creo que es mejor que el de muchos otros países y espero que los latinoamericanos podamos aprender de ello mientras vivamos en su nación. Todos provenimos de diferentes sistemas educativos, culturales, económicos, sociales entre otros. Sin embargo he aprendido que todos juntos somos una cultura tan única y que nos une de la mano nuestro querido idioma que es el Español. Aquí no existe el mexicano o el español ya que todos somos una mezcla de latinoamericanos o latino-europeos. No cabe duda que en cualquier lugar del mundo que estemos, siempre habrá alguien que sepa hablar este idioma y tan solo con eso nos podamos identificar y sobresalir de este mundo por ser LATINOS. 

 Por Nancy Moya

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s